tit reflexiones

Sólo una naranja

naranja

Al llegar de la escuela dos hermanos entraron gritando:
Queremos una naranja
Habia una sola. Pero sin entrar en detalles ni averiguar más, la madre les dijo que sí y que enseguida les llevaría la fruta al comedor.
En la cocina cortó la naranja por la mitad y llevó ambas mitades a la mesa.
Al ver sus platos, ambos niños comenzaron a llorar.
-¡Qué pasa? He sido lo más justa posible ¿Por qué lloran?
-Yo – dijo uno de los chicos. Porque sólo necesitaba la cáscara para hacer una artesanía.
- Y yo – completó el otro – porque sólo quería tomar jugo.

¿Te sentís identificado con lo que sucede en este cuento?
¿Cuán a menudo te pasa?
¿Qué cosas deberías cambiar para que no te vuelva a suceder?

 

Trinum Consulting - Copyright © 2014. Todos los derechos resrvados.